El candidato del Centro Democrático, Iván Duque Márquez, no sólo ganó las elecciones presidenciales por un amplio margen, sino que en su proclamación pronunció un discurso que impactó a los colombianos. A muchos sorprendió la generosidad de sus palabras que dirigió a los que votaron por su causa, a los de la otra campaña y a los que votaron en blanco.

La unidad y el fin de la polarización fueron el eje del discurso de victoria del presidente electo Iván Duque ante cientos de seguidores en el centro de convenciones El Cubo, en Bogotá.

Duque aseguró que “hoy no hay ciudadanos vencidos. Quiero ser el Presidente que le dé el mismo amor a los que votaron por mí y a los que no lo hicieron o votaron en blanco”.

Dejó claro que es el momento de terminar con la polarización y trabajar por el futuro de los colombianos. “Pasaremos la página de los agravios. No reconozco enemigos en Colombia. No mantendré odios hacia ningún colombiano. No existen venganzas ni represalias, se trata de mirar hacia el futuro por el bien de todos los colombianos”.

Al respecto, dejó claro que “ya no se trata de duquismo ni de petrismo, sino de una Colombia para todos nosotros”.

Y manifestó: “Somos una sola Colombia en medio de nuestras diferencias, con esa gran riqueza diversas, tenemos que concentrarnos en las cosas que nos unen y no en lo que nos desune”.

Afirmó que su principal bandera,  será la lucha contra la corrupción y para ellomanifestó su apoyo a la consulta que se votará el próximo 29 de agosto.

“Debemos unirnos en contra de esas cosas que le han hecho daño a Colombia. Y una de ellas es la corrupción, la politiquería y el clientelismo.Acogemos las propuestas en el Congreso en la consulta anticorrupción, pero iremos más allá. Seremos el Gobierno que como nunca antes enfrente el cáncer y lo hartemos porque estaremos unidos en ese propósito”.

Se comprometió además a no hacer trizas los acuerdos de paz, pero dejó claro que “hará correcciones” para garantizar el derecho a la verdad, la justicia y la reparación.

“Pasaremos la página de esa fractura entre amigos y enemigos de la paz, somos amigos de la paz. Pero debe ser una paz que preserve ese deseo de permitirle a la base guerrillera su desarme y que llegue la inversión pública a los lugares que han sido golpeados por la violencia”, dijo.

Y agregó que el acuerdo “ tendrá correcciones para que las víctimas sean el centro, para que haya verdad, justicia, reparación y no repetición. Esa paz que es la que añoramos y es la que nos tiene que llevar a un sano debate de ideas”.

Igualmente, se refirió a la necesidad de reformar la justicia colombiana. “No fracturaremos la justicia, no desinstitucionalizaremos al país. Buscaremos el gran consenso para que la justicia sea cercana a los colombianos”.

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat