Económicas

HUILA ES PRIMERO A NIVEL NACIONAL EN PRODUCCIÓN CAFETERA

Según información de la Gerencia Técnica de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, en el último año cafetero  comprendido entre octubre de 2016 y septiembre de 2017, la producción nacional se registró en 14.6 millones de sacos de 60 kilogramos. El Huila se encuentra  en el primer lugar de producción  con 18.33%, le sigue Antioquia con 14.97%, Tolima 12.82%, Cauca 9.93 y Caldas 8.27%.

Minifundios

De las 550 mil familias que cultivan café en el país, 85 mil están en el Huila, según reciente censo en el marco de los 90 años de la creación de la Federación Nacional de Cafeteros. El promedio por hectárea es de 1,7 por finca, lo que los lleva a ser minifundistas, y la vida del caficultor gira en torno al precio del café, situación que siempre ha sido la mayor dificultad.

Reconversión

En la actualidad se está trabajando en la reconversión cafetera, que consiste en la erradicación de variedades susceptibles a la roya. No se está exento y Pitalito tiene expuesto el 46% de su caficultura a esta plaga. Se está sembrando diversidad de cafetos resistentes, como son Castillo General, Castillo Tambo, Variedad Colombia y Cenicafé 1,  con  mayor densidad de árboles por hectárea,  pasar de 5.200 en promedio en el Huila a sembrar 7.000 plántulas. Estas semillas aparte de ser resistentes a los azotes, también tienen bondades como buena producción y menos costos. La reconversión en el Huila es un hecho.

 

Ejes

En el 2017 el Comité  Departamental de  Cafeteros del Huila y la Dirección Ejecutiva con su equipo de trabajo, gestionaron 187 proyectos que dan cumplimiento a los objetivos  estratégicos  de la Federación Nacional de Cafeteros  de Colombia, enmarcados  en los ejes  económicos, social, ambiental y Gobernanza.

Económico

En el tema económico, el Huila cafetero cuenta con más de 150.000 hectáreas de café, de los cuales, en el 2017 se renovaron 12.700 has. Se invirtieron $149 millones de pesos para fortalecer el modelo de asociatividad, generar espacios de participación para niños, jóvenes y mujeres, de tal manera que se promovió el empalme generacional, se resaltó el trabajo y liderazgo de la mujer caficultora, se incentivó al uso de nuevas tecnologías y se fortaleció el trabajo gremial  y la institucionalidad cafetera.

Social

Una línea importante es la infraestructura de Desarrollo Social. Actualmente se encuentran en ejecución 126 proyectos por un valor de $12 mil millones de pesos, orientados al mantenimiento  de acueductos veredales, mejoramiento de viviendas rurales, adecuación de escuelas  y polideportivos, además la construcción de alcantarillas, placa huellas y mejoramiento de vías.

 

Medio Ambiente

En proyectos orientados a la protección y preservación del medio ambiente, se ha realizado una inversión de $3.595 millones de pesos en actividades para la implementación de fosas para el manejo de la pulpa del café, instalación de beneficiaderos  ecológicos y construcción de hornillas ecológicas. Se continúa con la ejecución de un convenio de cooperación internacional para la conservación de bosque natural. En el 2018 con una inversión de $647 millones de pesos se ejecutará con la CAM un proyecto piloto  de reconversión tecnológica para las fincas cafeteras.

 

Ferias

Con el ánimo de fortalecer y visibilizar la labor cafetera, hay escenarios como la Feria del Café Huila, Ferias municipales, Feria del Empresario Cafetero Sur huilense,  Concurso Taza la Excelencia y Feria Nacional de Cafés, entre otros, que buscan oportunidades de negocios en el exterior.

El mejor

Mientras hombres y mujeres, familias enteras  siguen laborando de sol a sol, que madrugan a labrar la tierra y consentir sus cafetales,  hay quienes también se levantan con el sol a tomar su primera bebida, humeante, cuyo aroma y sabor nos recuerda que consumimos el mejor café del mundo.

CARLOS CABRERA VILLAMIL VISIONARIO Y EMPRENDEDOR

Su inteligencia y capacidad de trabajo le permitieron ser generador de grandes empresas y convertirse en el emprendedor más importante del Huila en las últimas décadas.

La historia se encargará de recordar a las generaciones venideras que por esta época, entre el 10 de septiembre de 1950 y el 8 de febrero de 2018, vivió en el Huila un gran hombre, visionario y creador de emporios agroindustriales, de nombre Carlos Cabrera Villamil. Hablarán de su aporte como gestor de empresas de la talla de Proceal, Ceagrodex, Quinsa, Fosfatos del Huila y otras de su propiedad en los sectores arrocero, ganadero y piscícola.

Carlos Cabrera con su hija Luz Helena.
Carlos Cabrera y su hija Luz Helena.

Servicios

Se dirá que le prestó ingentes servicios a su tierra natal como concejal y alcalde de Aipe; que en el departamento fue secretario de Agricultura y gobernador encargado; y que a nivel nacional fue líder del sector arrocero llegando a ocupar la presidencia de la junta directiva de Fedearroz. Pero lo más importante de Carlos Cabrera Villamil es que fue un ser humano digno de los mejores elogios. Como dijo alguna vez Olga Rojas de Borrero, propietaria de Las Brisas, quien le compraba el ganado al empresario para procesarlo en su boyante empresa: “Carlos es extraordinariamente correcto, negociar con él es muy fácil porque cumple su palabra al pie de la letra”.  

Carlos Cabrera en familia.

Paula Andrea Cabrera, Carlos Cabrera, sus hijos Jorge Eduardo, Ángela María y Carlitos,
Gladys Díaz, Alejandro Cabrera, Luz Helena Cabrera y los niños Daniela y Carlos Cabrera.
 

Familia

Tuvo dos hermanos, el menor de ellos, Jorge, falleció joven de una enfermedad que se lo llevó muy rápido. Junto a su madre Isabel Villamil Cordovez, hermana del compositor más importante que ha dado el Huila en toda su historia, y de su hermano Alejandro, dos años mayor que Carlos, sacaron adelante los negocios heredados de su progenitor el hacendado de Aipe, Alejandro Cabrera Manchola, depositándose mutuamente tal grado de confianza, que nunca partieron los bienes legados. Alejandro con la sinceridad que lo caracteriza, afirmó con nostalgia infinita: Se ha ido mi hermano del alma”.

Agua y aceite

Los dos hermanos, agua y aceite en materia de temperamentos, se respetaron y quisieron profundamente. Vecinos desde hace más de 30 años en el mismo condominio, estaban pendientes el uno del otro, acompañándose en eventos cotidianos, dándose apoyo sobre todo en los últimos meses cuando infortunadamente apareció esa enfermedad que se llevó a Carlos. Laboraban juntos y ante la delicada situación de salud, Alejandro asumió el manejo y liderazgo de las empresas que atesoraron.

Seguiremos luchando

A pocas horas del fallecimiento ocurrido a las 7 de la mañana en la clínica Mediláser de Neiva, Alejandro escribió con gran dolor: “Aún recuerdo cuando cogidos de la mano asistimos al funeral de nuestro padre vilmente asesinado. Teníamos 9 y 7 años respectivamente, pero desde ese triste y doloroso momento hasta hoy, continuamos tomados de la mano en el duro camino de la vida. Ahora, como el me lo pidió, seguiré al lado de sus hijos hasta que el cuerpo resista. Con mis sobrinos Carlitos, Luz Helena y Jorge Eduardo, a quienes quiero como a mis propios hijos, seguiremos luchando para que el legado de Carlos y su obra jamás desaparezcan”.

Con su hijo Carlitos, durante un viaje a Texas luciendo sombreros típicos.

Ángela María

Los tres hijos nombrados nacieron del matrimonio de Carlos Cabrera con María Mercedes Navia Perdomo, a quien llevó al altar siendo ambos casi unos niños. De su segunda exesposa, Sandra Mora, nació Angela María, de 15 años de edad, quien afortunadamente salió airosa de una delicada cirugía de trasplante de médula, realizada en Bogotá a la misma hora que se llevaba a cabo el sepelio de su padre en Neiva.

Patrón

Las nuevas generaciones no deben olvidar jamás el gran ser humano que fue Carlos Cabrera Villamil, quien dio ejemplo de caballerosidad y tesón. Discreto pero implacable para defender las causas justas. Incansable trabajador, madrugaba a diario para estar al frente de sus obligaciones. Se destacó como un patrón respetuoso y cumplidor de sus compromisos laborales, generador de más de 500 empleos que permiten el sustento a familias huilenses.

Amigo

La gran calidad humana de Carlos Cabrera Villamil quedará grabada por siempre en la memoria de quienes tuvieron el privilegio de conocerlo personalmente. Amigo intachable, hombre equilibrado, prudente, amable, conciliador, honesto y sobre todo justo. Su dinero bien habido es producto de su capacidad de emprendimiento, amor al trabajo y constancia, por tanto merecedor de todos los elogios y reconocimientos de que fue objeto a raíz de su fallecimiento. Paz en su tumba.

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat