Internacional

YA PUEDEN VOTAR QUIENES RESIDEN EN EL EXTERIOR

La Registraduría publicó una guía sobre lo que deben saber los colombianos en el exterior que deseen participar en las elecciones presidenciales y que lograron  inscribir su cédula para este periodo. A partir de este lunes 21 y hasta el próximo domingo 27 serán las jornadas electorales  en los Consulados y Embajadas de Colombia. La embajada es una misión diplomática permanente que por lo general se encuentra en la capital, por su parte,  el consulado se encuentra en las grandes ciudades. Durante esta semana, las votaciones se realizarán en 234 puntos y 1.500 mesas establecidos en el exterior. 

ESTE SOY YO, SANTIAGO FIERRO MUÑOZ

De familia huilense, el comunicador social Santiago Fierro Muñoz, cumplió el sueño de trabajar en las grandes ligas del cine internacional. Reside en Los Ángeles, California, donde labora con el cineasta Carlos Osorio. Esta es la historia contada por el propio protagonista.

Desde que estaba pequeño y tenía alrededor de cinco o diez años de edad sabía que había varias disciplinas que me llamaban la atención. El arte, el periodismo, la fotografía, la música, la actuación, siempre fueron de mi interés. Hasta que tuve 13 años logré saber qué era lo que de verdad me gustaba y apasionaba en mi existencia. En ese entonces descubrí por medio de algunas películas que mi sueño y mi felicidad se iba a encontrar en ellas. Y no era de extrañarme, pues el cine abarca todas esas actividades que siempre cautivaron mi corazón.

Laborando en Los Ángeles con el productor de cine Carlos Osorio.

Descubriendo

El cine comenzó a apasionarme mucho desde que empecé a ver algunas películas de Stanley Kubrick, como “La Naranja Mecánica” y “Odisea en el espacio 2001”, en mi adolescencia. Sin embargo, en mi infancia siempre fui un fanático de las películas de Robin Williams y de su tremenda actuación para interpretar personajes tan diversos. Cuando tuve 15 años descubrí con películas como “Eterno Resplandor de una Mente Sin Recuerdos” que mis intenciones de convertirme en un realizador de cine eran cada vez más fuertes.

Valorar la vida

Esta última película me logró llegar al corazón y me dio a entender que a través del cine existe una tremendo poder de evocar sentimientos y construir realidades en mundos mágicos y diversos que nunca están muy lejos de lo que es la propia realidad. El cine, para mí, siempre tuvo la fuerza de desconectarme de mi propia realidad para viajar y explorar diferentes realidades de las cuales uno se puede identificar. El cine logra contar verdades desde una perspectiva artística y desde una visión personal pero lo más importante es que cuenta historias que nos hacen soñar como a mí y nos hacen valorar la vida y el hecho de vivir en ella.

Rezagado

No fue fácil decirles a mis padres que lo que me gustaba era el cine, siempre ha habido prejuicios en una sociedad donde algunas personas piensan que son carreras que no van a servir para nada ya que no producen mucho dinero en nuestro país. Y eso no es del todo incorrecto, la industria cinematográfica en Colombia no ha sido tan fuerte porque nunca ha habido una historia que la haya fortalecido, los gobiernos anteriores no han invertido mucho en el arte y menos en el cine. Colombia comparado con otros países suramericanos está rezagado en desarrollo cinematográfico.

Avance

No sobra decir que en los últimos años ha habido un gran avance y el gobierno ha implementado leyes como la 1556 de 2012, donde han motivado a directores extranjeros y nacionales a realizar sus producciones en territorio colombiano. Pero a lo largo de los últimos veinte años las películas colombianas no son ni una cuarta parte de lo que se desarrolla a nivel internacional. Volviendo a lo primero, las personas que siempre me desalentaron de mi sueño no estaban tan equivocadas si pensaban que mis objetivos en la vida eran simplemente económicos y claro todos tenemos que vivir de algo, pero mis expectativas iban mucho más allá.

Luchar

Sabía que para escoger mi camino y luchar por ello debía encontrarle más que una razón. Mi interés por contar historias a través de una cámara es una de ellas, pero darle a un país realizadores de cine que logren sacar adelante historias con la unión de miles de talentos colombianos, se convirtió en mi otra pasión. Colombia no se puede quedar atrás en una industria que brinda entretenimiento y aporta a la economía. Lo puede “vender” como un país rico en calidad humana y en naturaleza, nos aleja del estigma que hemos tenido si se logran contar otras historias y lo más importante, permite a personas como yo, trabajar y aportar profesionalismo a una industria que cada vez más se tiene que valorar.

Oposición

Me gradué del colegio y siempre supe mi deseo por estudiar cine. Pero no fue ahí donde empezó todo, mis mismas inseguridades me llevaron a seguir explorando, viajé, trabajé y estudié Comunicación Social y Periodismo en la Universidad de La Sabana. No solo fueron mis inseguridades sino las inseguridades de mi madre, la abogada huilense Catalina Muñoz Calderón, por soltarme y dejarme aventurar. Siempre supe que quería viajar a Los Ángeles y estar en sets profesionales donde pudiera aprender cómo se hacen las películas de verdad. Estudié fotografía, historia y actuación, terminé mi carrera en cuatro años y mientras la hice, realicé tres cortometrajes y un documental que con esfuerzo y dedicación logré llevar a cabo. 

El amor

Antes de graduarme conocí una mujer que hizo que todos esos anhelos de pequeño se hicieran realidad. Fue como si ella hubiera llegado a mi vida para mostrarme que cuando algo te apasiona de verdad, hay que lucharlo sin importar lo que otros piensen. Ella vino a mi vida, me enamoré, y no sólo me enamoró ella sino la forma como se enamoraba de lo que más le gustaba en la vida, cantar. Supe que yo tenía que hacerlo, salir de mi zona de confort, así como ella lo hizo y buscar lo que siempre había querido.

Camino por un sueño

Terminé estudios de pregrado, trabajé seis meses y luego tomé las riendas de lo que siempre quise hacer.  Me vine a Los Ángeles becado por la universidad, a seguir cumpliendo metas e ir dando los primeros pasos de lo que sería y sigue siendo mi camino por un sueño. Estudié y alterné con personas fantásticas que me permitieron crear mis primeros cortos y videos musicales.

Carlos Osorio

Más adelante conocí al colombiano Carlos Osorio, mi mentor incondicional y un guía que me ha permitido estar en producciones para Amazon, History Channel, Netflix y en películas, comerciales, videos musicales y cortos independientes de directores y productores de alto nivel. Carlos, con su experiencia como productor de cine y productor de diseño, no solo puso mi primer pie en la industria, sino su dedicación y su experiencia a mi servicio. Se ha dedicado a formarme como profesional y como ser humano, sus grandes consejos han hecho de mí una persona profesional y capaz de trabajar en una industria tan competida como el cine y la televisión en los Ángeles. 

Conocimiento

Carlos Osorio llegó hace veinte años a los Estados Unidos y con su perseverancia y talento logró realizar la Dirección de Arte y la producción de diseño de seriados como “24”, “Homeland” y “Roman Empire”. Con su experiencia y conocimiento ha guiado mi talento para ser cada vez mejor. Carlos ha dejado que sea su mano derecha en muchos de sus proyectos.

Momentos difíciles

No todo ha sido fácil, he tenido caídas y momentos bastante duros. Estar solo en un país sin ningún familiar es algo complicado, sobre todo cuando eres colombiano. Ha habido personas que me han cerrado puertas, gente que ha criticado mis visiones y mis historias y profesores que quizá te dicen que lo que hiciste durante seis meses simplemente no es bueno. Son precisamente estas cosas negativas y los errores que como ser humano uno comete, las que te permiten ser cada vez más fuerte y más grande, son ellas las que te hacen esforzarte y ser mejor cada día.

Mansión Playboy

La primera vez que entré a la mansión de Playboy donde hice uno de mis trabajos iniciales en un set profesional, sabía que había nacido para esto. No sobra decir que alguna vez soñé con poder visitar esta lujosa casa y ver al mismo Hugh Hefner vivo, hecho que terminó siendo realidad. El ver actores representar la vida de alguien que tuvo influencia en la sociedad americana y observar cómo con equipos, iluminación y personas trabajando de la mano para recrear una historia, ésta se hacía realidad, me permitió entender que ya estaba donde siempre había querido. Creo haber encontrado la oportunidad de hacer parte de la industria.

 

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat